Omar Pérez Santiago nació en Santiago el año 1953.
Estudió Ciencias Políticas en la Universidad de Chile e Historia Económica en la Universidad de Lund. 
Fue obligado a exiliarse en 1978. Vivió en Suecia durante más de una década y fue difusor activo de la cultura latinoamericana en Suecia. Allí fundó la editorial Aura Latina. 
Ha publicado cuentos , novelas, guiones de cine y monografías sobre el comic chileno. Fue uno de los fundadores del Centro Nacional de Cómics, que desarrolló el Parque del Cómic en el Llano Subercaseaux de San Miguel, donde hoy están instaladas las esculturas de Condorito, Von Pilsener, Mampato, Ogú y Pepe Antártico.

www.omarperezsantiago.cl

 

Presentación de “Nefilim en Alhué y otros relatos sobre la muerte” Mesón del Buen comer, Paseo Bulnes, Santiago, Chile. 22 de junio 2011

"Pulvis es et in pulverum reverteris.”

(Génesis 3,19)  

 

José Luis Hernández salió una noche de aquí del  Mesón del buen comer, con su morral naranja, su camisa gris de manga corta y sus pantalones de jeans, después que se había bebido unos ron. En la madrugada estará su cuerpo reventado en la sala de la morgue, inerte, tirado sobre una bandeja de metal, cubierto de una tela de polietileno.

Patricio Igor Melillanca, su compañero y colega periodista, fue al reconocimiento en el depósito de cadáveres.
-Su cabeza -dijo cuando nos contó más tarde-, era como si un niño la hubiese hecho con plasticina y luego la hubiese aplastado con el dedo pulgar. Era una plasta, una masa. El cuerpo estaba reventado, un vehículo pesado le pasó a lo largo. 

***

El año 2005 las oficinas de nuestro trabajo estaban ubicadas en el Barrio Cívico, o lo que queda de él, en el paseo Bulnes, al llegar a Alonso de Ovalle. Solíamos almorzar en este paseo peatonal, quizás uno de los proyectos urbanos frustrados más bellos  de Santiago. El paseo comienza frente al palacio La Moneda en La Alameda.  Caminábamos hacia el sur hasta el final del paseo, hasta casi llegar a la estatua de piedra de don Pedro Aguirre Cerda, obra del escultor Galvarino Ponce, en el parque Diego de Almagro. Un letrero de neón,  dice Mesón del buen comer, al que finalmente yo y el periodista José Luis Hernández escogimos como refugio, por ser el más amplio y el más barato de todos los lugares del paseo. El lugar está atendido por el hijo del dueño, Patricio Toro, moteado por nosotros como Pato Mesón.

***

El almuerzo era una ganga, costaba 1450 pesos e incluía ensalada o sopa, plato de la casa, jugo y postre. Por las tardes, cuando salíamos de la pega, volvíamos a la misma fuente o abrevadero, a sentarnos, sobre todo en primavera o verano, en unas sillas de plástico azules que ponía Pato Mesón en el bulevar. El aire fresco que dan los plátanos orientales, los jardines tuliperos, el agua corriendo de la fuente en el paseo peatonal, hacían del lugar especial para pasar el calor, antes de irnos a casa, y olvidarnos del ajetreo áspero y el duro stress del día.

Había otro encanto. Por aquí pasaban las jóvenes estudiantes de las universidades, y era grato ver bambolearse  a las chicas sueltas de cuerpos con sus morrales a un costado del hombro, convirtiendo el bar en una agradable pasarela.

En el ocaso de los espacios públicos, el Mesón del buen comer era un respiro.

 

***

            Un día Pato Mesón trajo un televisor con pantalla gigante y ofreció pasar el fútbol. José Luis le prometió realizar un impreso digital para que se avisara la hora y el día de los partidos del mundial de fútbol de Alemania, en junio y julio del 2006. Pato Mesón lo colgó en la entrada y entonces  el bar se llenó de parroquianos devotos de la pelota. Y el negocio,  a esas alturas,  comenzó a fructificar. Por la tarde ya se podía consumir sánguches, vino y ron. Y nosotros para ver el fútbol teníamos que reservar mesas.

 

***

Un día ocurrió lo inevitable.

Se nos acabó el dinero, pero no la sed.

Entonces José Luis le pidió fiado a Pato Mesón unos rones, para pagarlos a fin de mes, solicitud que Pato Mesón aceptó. José Luis le sugirió que anotara en un papel el monto de la deuda y que él ponía la firma. Así nació la popular Pato-Card,  una tarjeta de crédito mejor que cualquier otra  tarjeta usurera del mercado financiero, pues no incluye intereses ni costos del servicio ni menos repactaciones unilaterales. Con el tiempo Pato Mesón guardaba un montón de papelitos de sus deudores

 

***

El Mesón del buen comer no es un bar de escritores como  El Floridita de La Habana donde iba Ernest Hemingwey a beber sus daiquiris, ni El Tortoni de Buenos Aires donde iba Jorge Luis Borges. Tampoco el Bar de la Unión Chica de Santiago donde iba Jorge Teillier, (“un boxeador contra las cuerdas”, Boccanera dixit). Ciertos escritores jóvenes y también viejos bohemios afirman a veces que la literatura está ligada a la musa sedienta y glorifican el licor como químico creativo. Pero, muchas veces, el trago es  una musa cruel de autodestrucción nocturna y pendenciero malditismo.

 

El Mesón no es un bar de escritores, aunque he bebido y comido aquí con varios de ellos:  Teresa Calderón, Sergio Badilla, Jorge Calvo, Reinaldo Marchant, Mario Artigas, José María Memet,  entre otros. A veces, sólo a veces, hablamos de literatura. La mayoría de las ocasiones nos reímos y nos reímos mucho con nuestro mal hábito y deporte favorito de desplumar finamente a otros escritores.

 

-Ese escritor está sobrevalorado, ¿no creen?

-Mmm, irregular...

-Editado a la mitad, su libro sería  mejor.

-Ja, ja, ja…

 

 ***

 

Hay cosas que la historia quiere dejar pasar. Es la ocasión para recordar otra anécdota de contrahistoria: era la época, la primera década del siglo XXI, en que esos escritores criticaban públicamente a la Ministra de Cultura, Paulina Urrutia, por un lioso manejo de las becas de escritores. Y algunas de esas estrategias de lucha contra la cultura manoseada, se discutieron en el Mesón. El jueves 12 de Julio del 2007, ese grupo de escritores y escritoras llegamos a la calle San Camilo de Santiago y subimos al séptimo piso para reunirnos con la menuda señora Paulina Urrutia, que parecía haber dormido poco.  Llevamos una carta titulada La crisis de la cultura nacional. La infelicidad permanente, firmada por más de 300 escritores y que reflejaba un creciente malestar en la cofradía literaria. La periodista de El Mercurio nos catalogó al otro día  como “los escritores disidentes“.

Vueltas de tuerca. Varios operantes de la Concertación creían, según recuerdo, que su autocomplacencia -el peso de su noche-, sería sempiterna y que el malestar  que se estaba engendrado no los afectaría de ningún modo. Ja. Ja.

***

El Mesón es un bar muy parecido a la mayoría de las tabernas chilenas, donde todos olemos a pan con ajo, tomate y ají. El único con el que yo realmente hablaba de literatura en el Mesón, era Mathius, un parroquiano moreno, de panza abultada, de voz whiskosa, habitué del Mesón. Lo conocí aquí y las únicas veces que lo vi, fue sentado en estas sillas de plástico azules. Le gustaba el escritor nazi Miguel Serrano.

 

-No me gusta, le dije.

-¿No te gusta por nazi?

-No es el escritor, es su literatura pringosa.

 

Mathius, tal vez por herencia de su sangre,  hablaba muy seguro de sus gustos literarios extravagantes y decía que tenía una obra poética muy delicada; talento literario que permanecerá en el mito, pues yo nunca leí nada.

Una tarde  José Luis me dio la noticia lúgubre:

 

-Se murió

-¿Quién?

-Tu amigo Mathius.

 

La musa sedienta y cruel cobraba una víctima.

 

***

He visto aquí el formidable apetito sexual de dos jóvenes noctívagos.  Una mujer en la semipenumbra de un rincón –ya cerca de la medianoche-  su amigo la besa y la besa con besos mojados, y le hace cositas con los dedos por debajo del mantel. Ella ponía cara de inocente y cara de pervertida, sin comedimiento ni moderación.

¡Lo que hace el alcohol, dios mío!

***

Los miércoles era un día muy especial.

A las siete de la tarde aparecía un pequeño pero compacto y convencido grupo de evangélicos con un micrófono y un parlante portátil y se instalaban al otro lado del paseo, frente al Mesón. Traían unas guitarras viejas y panderos hechizos con los que iniciaban una plegaria cantada. Venían muy bien peinados al agua, y venían, eso se notaba desde el inicio, con la clara y decidida intención de sabotear  a los que estábamos plácidamente bebiendo cerveza en la terraza del Mesón.

El show estelar de la noche lo protagonizaba una canuta muy guapa, de pelo largo, de aspecto lábil, de falda ajustada a la rodilla, que desde el micrófono con voz de canario invocaba a dios, para que nos sacara del infierno del alcohol.

-Cuídense  pecadores, cuídense  que llegarán al infierno, el alcohol a nada conduce.

Con ritmo tiraba hacia adelante su cadera, mientras nos apuntaba con el dedo.

José Luis admiraba a la canuta y al final del sermón, aplaudía, aunque no veía en la alerta ningún mal presentimiento. Todo parecía trivial.

 

***

José Luis Hernández era un buen amigo.

Nadie pensaba que se iba a morir tan pronto.

Nadie piensa que uno va a morir joven, aunque siempre somos candidatos a la disolución.

No sabemos si los dioses celestiales agregarán al día de hoy el de mañana. (Oda 4.7 de Horacio)

 

Sé que a José Luis le gustaría que lo recordara como un  periodista no intimidado por las grandes corporaciones, las monopólicas empresas de alimentos, de comunicaciones o las tabacaleras. José Luis quería dar su testimonio de  contrahistoria.de Pueblo contra las Corporaciones.. Pero también sé que a José Luis le gustaría que lo recordaran como social y comunitario, que adoraba contar chistes y reírse bebiendo una chela helada.

 

Salió de aquí, un día 12 de enero del 2009, y caminó iluminado por los faroles del paseo Bulnes, salió de aquí después de haberse tomado unos ron y de haber firmado una deuda en la Pato-Card. Dejó estampada allí su firma por los últimos tragos que bebió y que algún día pagaría.

En nuestros países, el martes 13 es un día de mala suerte.

En la madrugada del día martes 13 de enero, como si el martes 13 fuese realmente un día de fatalidad, José Luis estaba tirado inerte en una bandeja de metal, cubierto por polietileno, en la morgue de Santiago.

Esa noche fue atropellado por un bus del Transantiago. El bus le pasó a lo largo y con el peso lo reventó. El chofer huyó del lugar, practica cobarde común,  y el fiscal que estuvo a cargo no investigó nada.

***

El día del sepelio volvimos por la tarde aquí al Mesón, desde donde José Luis había salido la última vez. Aquí estuvimos sus numerosos amigos haciendo salud por él.  Como si la musa sedienta, la musa muy viciosa,  no tuviese ninguna culpa.

 

Pato Mesón dijo esa tarde que guardaría como una reliquia de la buena suerte la Pato-Card con la firma de José Luis. A veces me ha contado que cuando las cosas no van bien, saca la Pato-Card firmada por José Luis y le ruega que lo ayude. Dice que siempre le da buena suerte.

  • 1
  • 2

Relatos sobre la muerte

Por: Omar Pérez Santiago

Presentación de “Nefilim en Alhué y otros relatos sobre la muerte” Mesón del Buen comer, Paseo Bulnes, Santiago, Chile. 22 de junio 2011 "Pulvis es et in pulverum reverteris.” (Génesis 3,19)  

Leer más

Midsommar

Por: Omar Pérez Santiago

Fotos: Claudia Pérez Gallardo Incurables románticos de la naturaleza, los nórdicos, amantes del amplio hábitat, de sus fiordos y de sus bosques, durante el midsommar, el solsticio de verano, el 21 de...

Leer más

La literatura sueca en el naciente siglo literario

Por: Sergio Badilla

La literatura sueca también tiene mucho que decir en el ámbito cultural. Durante varias décadas, nadie parecía interesado en escribir sobre la realidad urbana, social y étnica, derivada parcialmentedel sentido periférico...

Leer más

LA DESPEDIDA DE UN ERMITAÑO

Por: Sergio Badilla

Hayden Carruth, siempre fue un hombre polémico, ya en 1949, con sólo 28 años de edad, siendo aún un poeta y editor desconocido, defendió, a brazo partido, a Ezra Pound, considerado...

Leer más

Alhué es un pueblo de demonios

Por: Omar Pérez Santiago

    por Jorge Calvo, escritor.Aunque resulte difícil de creer muy pronto se cumplirán tres décadas desde aquella fría noche en que conocí a Omar Pérez Santiago en las espectrales estepas del...

Leer más