“Chile es un cocktail explosivo”, Enrique Pérez Arias, antropólogo de la Universidad de Malmö

¿Qué ocurre cuando viajamos de un lugar conocido y seguro a otros desconocido e impredecible? ¿Qué buscamos cuando nos sometemos voluntariamente a la emoción de compartir una dicha infinita con alguien desconocido en un momento fugaz? ¿Cómo enfrentamos la posibilidad del amor perenne con el dolor de no poder retenerlo? Estas son algunas de las interrogantes que cruzan la lectura del volumen de cuentos “Amores peregrinos” presentado a fines del mes de octubre del año 2014 en el salón de honor de la SECH por Enrique Perez Arias, Antropólogo social chileno, residente en la ciudad de Malmö, en el sur de Suecia, donde se desempeña, entre otras funciones, como académico de la Universidad de Malmö, Suecia.

El libro fue presentado por los escritores Jorge Calvo y Malena de Mili.

Cactuscultural: Sin duda muchísimas cosas han cambiado en el mundo desde que tuve la suerte de conocer a Enrique Perez Arias en la ciudad de Malmö a fines del año 1986, aún así y considerando los valores y propósitos que han gobernado tu vida, en tu condición de antropólogo social ¿consideras todavía que es posible esperar una mejora en las condiciones sociales de vida de los seres humanos?

Enrique: Soy pesimista. Hay grandes procesos en marcha que no somos capaces de resolver favorablemente para tener una vida mejor. Uno de ellos es el cambio climático y sus consecuencias para la vida de la población más pobre en el mundo. Otro hecho es el surgimiento de una serie de conflictos militares que no encuentran una solución satisfactoria para las poblaciones locales. La intervención norteamericana en el Medio Oriente ha desestabilizado totalmente la región y ha provocado, de nuevo, una catástrofe humanitaria de grandes dimensiones. Por otro lado las esperanzas que se provocaron con los movimientos democráticos y las elecciones, como en Egipto, llevaron de nuevo a la intervención y a una dictadura militar. El conflicto israelita – palestino es otro factor. Recientemente el gobierno sueco decidió reconocer un estado palestino, y lo mismo han hecho los parlamentos de España, Reino Unido e Irlanda. Parece ser que la Unión Europea está decidida también a ejercer más presión a Israel para que avance en las negociaciones que les brinden la posibilidad a los palestinos de construir su propio estado.

Por Jorge Calvo, escritor.
www.cactuscultural.cl

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *