por Juan Carlos Ramírez
publicado en La Segunda
18 de octubre 2013


En el parque Balmaceda de Providencia se celebra, hasta el domingo, este evento que reúne a más de 50 sellos. Para sus organizadores, esto demuestra un cambio de paradigma e interpelan a los candidatos presidenciales.


Hasta este domingo se desarrollará en el Parque Balmaceda de Providencia, la Primavera del Libro , que reúne el trabajo de más de 50 editoriales independientes. Es decir, libros hechos a pulso, con pequeños tirajes y gran cuidado en temáticas y autores. Muchas veces, imposibles de encontrar en las librerías "grandes".

Destacan, los catálogos de las emblemáticas Lom, Pehuén y Catalonia hasta las prestigiosas Sangría , Ceibo , Cuneta , Calabaza del diablo , Simplemente editores , Forja , Mago o la porteña Narrativa Punto Aparte .

También hay colecciones puntuales como "Libros del ciudadano" de Lom, Libros del Perro Negro o Pequeño Dios editores con precios que van de $2.000 a $500 pesos.

Dentro de la oferta literaria llama la atención delirios como "Allende, el retorno" (Aura Latina/Cinolargo), de Omar Pérez Santiago, novela sobre un improbable regreso de Allende al Santiago de 2014, o las investigaciones "El fraude" (Hueders), de Claudio Fuentes, sobre el cuestionado plebiscito de 1980, o " Llegar y llevar" ( La Mandrágora), de Hugo Traslaviña, centrada en el caso La Polar. "En Marcha" (Adrede) es una interesante colección de ensayos sobre el movimiento estudiantil y su relación con el arte, el cuerpo y la violencia. Los lanzamientos y actividades paralelas pueden chequearse en su twitter ( @PrimaveradelLib ).

Para los organizadores, Galo Ghigliotto , director de la agrupación La Furia del Libro, y Pablo Slachevsky, presidente de la Asociación de Editores de Chile, estamos viviendo un cambio de paradigma, siendo esta feria es una demostración de la fuerza de literaturas que durante mucho tiempo estuvieron al margen de las librerías o la prensa masiva.

"Se trata de abrir espacios que estaban cerrados exclusivamente a quienes podían hacer una inversión económica para ello. En este caso, nuestra inversión económica es sólo la base, pero lo importante es la autogestión, la capacidad de crear audiencias y públicos especializados en los libros que estamos produciendo", dice Ghigliotto .

Slachevsky destaca los encuentros entre editores independientes que se vienen haciendo regularmente, señalando que "el intercambio de España con toda América Latina es del orden de 50 a 1. Posibilitar un intercambio más equilibrado con países del norte y abrir vías de circulación estables entre nuestros países son uno de los grandes desafíos".

-¿Creen que en los últimos años se ha profesionalizado la edición independiente?

-Ghigliotto: Definitivamente. Para nosotros como editores más pequeños ha sido muy importante la participación en ferias internacionales, donde más que nada hemos ido a aprender. Luego, de acuerdo con nuestra vocación "cooperativista" -si puede decirse de esa manera- nos preocupamos de traspasar ese conocimiento adquirido en beneficio de otras editoriales. Así hemos funcionado en la Agrupación de Editores de la Furia, y así lo seguiremos haciendo. De otro lado, se ha abierto una serie de diplomados en edición, lo que permite madurar más rápido el proceso de búsqueda de las personas interesadas en hacer libros.

-¿Cómo se puede revertir el desinterés por construir políticas educativas en torno al fomento del libro?

-Ghigliotto: El asunto es muy simple: el que los candidatos no se pongan la camiseta con el problema de la lectura en Chile, y ninguno demuestre la voluntad de eliminar o al menos rebajar el IVA en este país, demuestra que quieren mantener un Chile desinformado, con una población fácil de engatusar. Eso significa sólo una cosa: ninguno tiene voluntad soberana real, sólo quieren instalar sus agendas y servir a quienes financian sus campañas.

Slachevsky cuenta que Editores de Chile, Editores de la Furia y La Cámara del Libro les mandaron una carta a los 9 candidatos, insistiendo en la importancia de que en sus programas consideren los temas del libro y la lectura.

"¿Cómo hablar de un país desarrollado cuando casi la mitad de la población no entiende lo que lee, los mensajes que le rodean? ¿Qué verdadera democracia se puede construir sobre tales bases?", remarca Slachevsky.

"Por eso, insistimos en que sean parte integrante de los programas de gobierno la actualización e implementación de la Política Nacional del Libro y la Lectura, el establecimiento de un IVA diferenciado para el libro en torno al 6%, el diseño e implementación de una política que permita aplicar de manera activa la Convención para la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales de Unesco", finaliza.